pepon jover circulos essen piano vivir en el presente

Para vivir en el aquí y ahora

Vivir el presente, es para mí la experiencia más difícil de esta vida. En la mayoría de las tradiciones espirituales y en los movimientos de conciencia actuales, se pone mucho énfasis en conseguir vivir aquí y ahora. Y lo cierto es que la consecuencia lógica según lo anterior, es que en el aquí y ahora, también coexiste el ayer y el mañana, y por tanto están afectando al presente.

Para vivir en el presente, es necesario estar en paz con el pasado y con el futuro. Que se dice rápido. Sólo en la paz de corazón podemos liberarnos de las cadenas del pasado y albergar una fe que nos libera del miedo al futuro. Son dos esfuerzos monumentales, el de soltar el pasado y el de no preocuparse por el futuro.

Dejar ir el pasado es sanar nuestras heridas, es resolver nuestros conflictos internos y externos, es liberar los bloqueos que nos impiden avanzar y todo ello requiere un proceso de consciencia, de darse cuenta y de integración en nuestra esencia. Un proceso que inevitablemente requiere de transitar por la oscuridad para volver a la luz, en donde el perdón, la aceptación y finalmente el amor, vuelven a estar presentes en nuestro corazón. Carl Jung lo llamaba proceso de individuación.

Mantener la fe en el futuro, requiere de partida de un esfuerzo por crecer, para llegar a ser emocional y espiritualmente más adulto. Como tales, la autoestima, la autoconfianza y, como dice Jorge Bucay, la autodependencia, se convierten en pilares fundamentales sobre los que nos sostenemos. Para tener fe en el futuro, es necesario tener fe en uno mismo, saber que podemos sostenernos, mantener y preservar nuestra individualidad e integridad.

Desde esta fe a uno mismo, es desde donde se desarrolla la fe en la vida. Más aún, la fe en el futuro requiere del cultivo de una conexión con la dimensión más profunda de la vida, con el eje vertical que nos mantiene conectados con lo trascendente, con lo Real, más allá de la real ilusión en la que vivimos. De la mano de la fe, viene la confianza, la confianza en que La Vida nos trae en cada momento lo que necesitamos, manifestado en ese orden mágico que a veces podemos vislumbrar en las sincronicidades, y en la confianza de que vamos por el río de la vida, y sólo necesitamos seguir su recorrido.

En el vaivén entre el pasado, el presente y el futuro

Y cuánto me cuesta soltar el pasado, sanar mis heridas, confiar en mí mismo, tener fe en la vida y mantenerme conectado al eje vertical cuando las circunstancias se ponen difíciles. Cuánto me cuesta vivir en el presente cuando el peso del pasado y el miedo al futuro están tan presentes en el aquí y ahora.

Cuánto me cuesta vivir en el presente cuando me enredo en discusiones, cuando las emociones suben de intensidad y nublan mi juicio y mi horizonte. Cuánto me cuesta vivir en el presente cuando me desconecto de mí esencia… de mí mismo…

Y sin embargo, también soy capaz de vivir en el presente cuando me siento al piano y mis manos se conectan a mi corazón, momento en el que compongo deleitándome de la música que emerge. Cuando me encuentro con un amigo y compartimos nuestro caminar. Cuando disfruto participando en clases dirigidas en el gimnasio, sintiendo mi cuerpo, la música y el grupo. Cuando mis oídos y todo mi ser escuchan música, ya sea clásica, ópera, moderna, electrónica, africana… cuando el ritmo o la belleza del sonido me atrapan, sólo entonces mi conciencia está plenamente presente.

Vivo en el presente cuando consigo meditar y conectarme con mi esencia, momento en el que estoy tan a gusto que no me levantaría. Cuando disfruto amando y haciendo el amor con mi pareja, gozando de la sexualidad, del placer y la intimidad. Cuando me siento a escribir, como ahora, que siento que las palabras fluyen a través de mis manos. Cuando una nueva idea, un nuevo proyecto empieza a gestarse en mi corazón y mi mente imagina cómo podría ser.

Conquistar la experiencia de vivir en el presente requiere sin duda, de un viaje hacia nuestra esencia, un viaje de muerte y renacimiento que nos devuelve a la vida un poco más conscientes, un poco más adultos, un poco más confiados, un poco más humildes, un poco más sensibles y amorosos. Nos devuelve a la vida un poco más diestros manejando la incertidumbre, los conflictos, los apegos, la ansiedad, los temores, la soledad y la compañía.

 

_____________

por Pepón Jover

Psicólogo Transpersonal y Terapeuta Gestalt

Fundador de Círculos Essen

info@circulosessen.es

Etiquetado en:                    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *